Métodos de filtración

Como filtros de aire se conocen todos aquellos que filtran el aire reteniendo partículas en suspensión tales como gérmenes, polen, polvo o gases. Dentro de esta categoría se diferencia entre filtros para partículas sólidas y filtros para partículas gaseosas.

a. Las partículas gaseosas se filtran por adsorción, es decir, gracias a fuerzas de gravitatorias como las que existen entre los planetas. El carbón activado en estos filtros es capaz de filtrar partículas gaseosas del aire, para esto se pueden utilizar diferentes tipos de carbón, dependiendo de la aplicación que se le vaya a dar.

b. Para atrapar partículas sólidas existen tradicionalmente 4 formas: el efecto colador, la inercia de la masa, el efecto de adsorción y el de difusión. El nivel de eficiencia se ve determinado por la clase de filtro, el tamaño de las partículas y el diseño del filtro.

1. Los filtros-colador

El efecto colador es el más común entre los filtros de aire. El principio de funcionamiento es muy sencillo: la partícula atrapada es mayor que el espacio entre las fibras del filtro y se queda atrapada.

2. Los filtros por inercia de la masa

Este principio se aplica cuando las partículas cuando las partículas son demasiado grandes y no pueden ser transportadas por el aire. Las partículas se dirigen a gran velocidad hacia el filtro y golpean las fibras del filtro en lugar de ser transportadas por una corriente de aire.

3. Los filtros de difusión

Las partículas diminutas suelen tener un movimiento propio e irregular (movimiento molecular). El camino que siguen estas partículas se puede desviar de la dirección en la que vaya el aire, por lo tanto la hay una gran probabilidad de que estas partículas entren en contacto con las fibras del filtro.

4. Los filtros de adsorción

Este prinicipio de filtración se basa en el hecho de que las partículas se atraen entre si. En este caso, las fibras más grandes del filtro atraen a las más pequeñas y en cuanto el filtro las atrapa, permanecen adheridas a él.

Aparte de los principios de filtración tradicionales que se utilizan en los filtros secos, de ciclón, filtros de líquidos o de mangas, existen otras técnicas más avanzadas para limpiar el aire de las partículas de polvo y otras sustancias nocivas como por ejemplo la limpieza electroestática del aire (filtros electroestáticos) o la filtración húmeda (el principio de dexwet).

Filtros electroestáticos

En el filtro de aire electroestático, el aire pasa a través de un campo electroestático de alta tensión donde las partículas reciben una carga. Después el aire llega al interior del filtro donde hay colocadas alternativamente placas de aluminio polarizado y placas de potencial terrestre. Las placas cargadas con la misma polaridad eléctrica que las partículas desvían a las partículas de su camino, a la vez son atraídas y acumuladas por las placas terrestres.

Filtros húmedos

La tecnología de filtración dexwet se basa en varillas/placas de filtración de plástico impregnadas de un líquido aceitoso en las que las partículas de polvo se quedan atrapadas (pegadas), consiguiéndose así un 95% de limpieza del aire filtrado. Las varillas impregnadas en aceite se pueden lavar y limpiar eliminando el polvo y las partículas de ellas, después se pueden volver a impregnar y volver a colocar en el filtro para ser reutilizadas. >> Véase Filtración húmeda.